Tip Line: 414-777-5808 | newsdesk@cbs58.com

Tras más muertes a manos de la policía, alcalde de Chicago exige reformas

Otras dos muertes en tiroteos a manos de la policía de Chicago están dando lugar a prontas acciones por parte del alcalde.... al igual que por parte de quienes quieren que renuncie.

El más reciente levantamiento se produjo después de que la policía de Chicago le disparara a muerte a Bettie Jones, de 55 años de edad, y a Quintonio LeGrier, de 19 años de edad, mientras respondían a una llamada sobre un incidente doméstico.

Pero Jones, una madre de cinco, no debería haber recibido disparos en absoluto, dice la policía. Un oficial "la hirió por accidente y lamentablemente murió".

Y muchos cuestionan el hecho de que LeGrier, quien la policía dice era combativo, recibiera disparos. La familia de LeGrier dice que sufría de una enfermedad mental, informó WLS, afiliada de CNN.

El domingo en la noche, el alcalde de Chicago, Rahm Emanuel, ordenó cambios en cómo los oficiales de la policía son capacitados para manejar las llamadas que involucran a personas que podrían tener problemas de salud mental.

"Existen serios cuestionamientos sobre los tiroteos de ayer que deben ser respondidos en su totalidad por una investigación de la Independent Police Review Authority", dijo Emanuel.

"Mientras la investigación está en marcha, también debemos hacer cambios reales dentro de nuestro departamento de policía hoy y es evidente que es necesario hacer cambios en la manera en la que los oficiales responden a crisis de salud mental".

Emanuel, quien ha sido criticado por una serie de tiroteos fatales que involucran a la policía, ordenó al departamento y a los líderes de la Independent Police Review Authority y al departamento de la policía que se reúnan inmediatamente para "determinar las deficiencias en la capacitación actual, y determinar qué medidas pueden ser tomadas inmediatamente para abordarlas".

Pero eso podría no ser suficiente para aplacar a los manifestantes el lunes. Los manifestantes marcharán desde la iglesia familiar de Laquan McDonald —otro adolescente que fue asesinado por la policía de Chicago— hasta el ayuntamiento de Chicago, donde exigirán la renuncia de Emanuel.

Madre: A su hijo le dispararon siete veces

Los familiares y partidarios de LeGrier y Jones culpan a un mal liderazgo y a la cultura de la policía de "disparar primero y hacer preguntas después" por las muertes. En concreto, preguntaron por qué la policía no hizo uso de la fuerza no letal, como pistolas paralizantes.

La policía dijo que un oficial le disparó a LeGrier, quien llevaba un bate de metal y actuaba de manera "combativa", temprano el sábado por la mañana, mientras respondía a una llamada sobre un disturbio doméstico. A Jones, una vecina, "le dispararon accidentalmente y lamentablemente murió".

Los tiroteos se producen mientras la policía en Chicago y en otras partes de la nación está siendo objeto de escrutinio por el uso de la fuerza mortal.

La madre de LeGrier, Janet Cooksey, dijo el domingo que la policía le disparó a su hijo siete veces, una vez en el trasero. Eso significó que él se estaba alejando, dijo.

"Esto tiene que parar", dijo Cooksey, con lágrimas en su rostro mientras se dirigía a los reporteros... "Ninguna madre tendría que enterrar a su hijo, especialmente bajo estas circunstancias. Se supone que la policía debe servirnos y protegernos".

Lo que ocurrió

La policía dice que el incidente comenzó cuando el adolescente amenazó a su padre con un bate de aluminio. El padre llamó a la policía y luego llamó a su vecina de abajo, Jones, para que abriera la puerta cuando llegaran los oficiales, informó WLS, afiliada a CNN.

LeGrier venía bajando las escaleras y aún llevaba el bate consigo, dijo WLS. La policía abrió fuego, y tanto LeGrier como Jones recibieron disparos.

El examinador médico del condado de Cook le dijo a CNN el domingo que Jones murió de una herida de bala en el pecho y LeGrier murió de varias heridas de bala. Ambas muertes fueron declaradas homicidios, dijo el examinador médico.

Otros detalles, como cuántos disparos hubo, no fueron publicados por las autoridades. No se sabe si existe algún video de los tiroteos.

El oficial estará en licencia administrativo durante 30 días mientras una autoridad independiente de policía investiga, dijo la policía de Chicago Él no ha sido identificado.

"El departamento extiende sus profundas condolencias a los familiares y amigos de las víctimas", dijo el departamento de policía en un comunicado.

'¿Dónde estaba la pistola eléctrica? '

Cheryl Dorsey, una sargento retirada de la policía de Los Ángeles y consultora de la aplicación de la ley para CNN, también se preguntó por qué la policía no usó pistolas eléctricas.

"¿Dónde estaba la pistola eléctrica?", dijo. "¿Por qué no hicieron uso de una pistola eléctrica? Si no tenían una en la escena, deberían haber tenido una con el oficial que respondía como respaldo. ¿Cuál era la urgencia? No había una circunstancia apremiante como para que los oficiales no hubieran esperado hasta que una pistola eléctrica llegara a la escena".

Dorsey dijo que un bate de aluminio podría ocasionar lesiones, pero "no es una fuerza letal".

Ella dijo "la fuerza letal debería haber sido usada (por la policía) como un último recurso y no como una primera opción".

Meses de agitación

El tiroteo del sábado se produjo dos días después de las protestas en contra de la policía de Chicago por el asesinato del adolescente negro Laquan McDonald.

"¡Dieciséis disparos y un encubrimiento!", gritaron los manifestantes en Nochebuena.

Ellos se referían al hecho de que tuvieran que pasar 13 meses antes de que las autoridades publicaran un video de vigilancia de los disparos contra el joven de 17 años. Y cuando el video efectivamente salió a luz, contradecía las versiones de los oficiales de lo que había sucedido.

Jason Van Dyke, el oficial blanco de la policía de Chicago que mató al adolescente fue acusado de asesinato en primer grado. Van Dyke, quien tiene un historial de quejas en su contra, en su mayoría por fuerza excesiva, se ha declarado no culpable.

Ese caso contribuyó a que Garry McCarthy perdiera su trabajo como el superintendente de la policía de Chicago y generó llamados para que Emanuel renunciara.

El alcalde ha recibido una investigación del Departamento de Justicia de Estados Unidos respecto a si la policía de Chicago ha adquirido el hábito de violar la ley.

"Seremos una mejor ciudad por esto", dijo Emanuel. Es en nuestro propio interés, porque necesitamos asistencia federal para hacer cambios fundamentales y necesarios".

Share this article: