Tip Line: 414-777-5808 | newsdesk@cbs58.com

Oposición venezolana demandará a Maduro por "abuso de autoridad" tras mantener cierre de frontera

 El diputado opositor venezolano Walter Márquez denunció al presidente Nicolás Maduro por supuesto "abuso de autoridad, crímenes de lesa humanidad y violación de tratados internacionales" al mantener cerrada por más de 120 días la frontera con Colombia.

Maduro ordenó el cierre del principal paso fronterizo en agosto, para según dijo, combatir al contrabando y a la violencia paramilitar que afecta a la frontera. Además, extendió el cierre en los estados Zulia y Apure y Amazonas.

El primer decreto venció el 19 de octubre y el gobierno lo extendió por 60 días más.

Según Márquez y otros opositores "el 18 de diciembre caducó el decreto que prorrogaba por 60 días el estado de excepción en los municipios fronterizos, y al haber caducado, carecen de facultades legales y constitucionales para mantener cerrada la frontera", dijo el diputado en un comunicado.

La crisis fronteriza entre Venezuela y Colombia se desató desde el pasado 20 de agosto cuando luego de un ataque a agentes de la Guardia Nacional Bolivariana por parte de presuntos paramilitares colombianos.

El presidente Maduro ordenó el cierre de la frontera argumentando además que buscaba erradicar la persistente fuga de alimentos, medicinas y combustibles de Venezuela hacia Colombia.

Miles de colombianos fueron deportados desde el vecino país, creando una crisis humanitaria y el aumento de los roces diplomáticos entre ambos países.

El 27 de agosto ambos países llamaron a consultas a sus embajadores. Tres semanas después, el 21 de septiembre, los presidentes Juan Manuel Santos y Maduro acordaron en Quito el retorno de los respectivos embajadores y se comprometieron trabajar conjuntamente en la frontera entre ambos países.

Maduro responsabilizó a las bandas "paramilitares de derecha" venidas desde Colombia de desestabilizar Venezuela.

En septiembre, Juan Manuel Santos y Maduro acordaron en Quito el retorno de los respectivos embajadores y se comprometieron a un trabajo conjunto en la frontera entre ambos países.

Pero Maduro había dicho que mientras no se restablezca la paz y no cese el ataque sobre la economía de su país, mantendrá cerrada la frontera con Colombia en Táchira.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y la oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos expresaron su preocupación ante las deportaciones de colombianos por parte de las autoridades venezolanas.

Share this article: