Tip Line: 414-777-5808 | newsdesk@cbs58.com

Ivanka y Chelsea: amigas y rivales en medio de una tormenta política

(CNN Español) -- Rubias y treintañeras. Una es hija de un expresidente y de una exsenadora y exsecretaria de Estado, fue alumna en dos de las mejores universidades de Estados Unidos (Stanford y Columbia) y estudió un doctorado en Oxford. La otra proviene de una familia de multimillonarios, que se graduó con honores de la Universidad de Pennsylvania.

Estas dos amigas, provenientes de familias rivales, se han convertido en pilares fundamentales de sus padres en la carrera hacia la Casa Blanca. Ivanka Trump y Chelsea Clinton ponen el toque de ‘glamour’ a una campaña presidencial digna de un libreto de cine.

Ambas pertenecen al círculo de los más ricos y famosos de Manhattan. Acostumbradas desde niñas a estar en boca de todos por las carreras y escándalos extramaritales de sus padres. A ellos les heredaron mucho más que un apellido. Las dos trabajan en las organizaciones de sus progenitores, Chelsea en la Clinton Foundation e Ivanka en la Trump Organization. 

Fueron madres casi al mismo tiempo en el 2016, Chelsea de su segundo hijo e Ivanka del tercero. Ambas son casadas con judíos adinerados en bodas que ocuparon las portadas de las revistas y periódicos mas importantes del país. Incluso ambas eligieron vestidos de la famosa Vera Wang para la ocasión.

Además son amigas. Más bien, mejores amigas. Ivanka Trump y Chelsea Clinton se engancharon gracias a sus respectivos maridos que se llevan muy bien.

Pero hace meses que no se las ve juntas en público. ¿La campaña presidencial de sus respectivos padres habrá afectado su amistad?

Tanto Donald Trump como Hillary Clinton han tenido acusaciones y fuertes palabras para su contrincante. 

¿Triunfará la amistad sobre la política? Eso está por verse y depende de a quien se le pregunte.

“Soy muy amiga de Ivanka. La adoro y creo que la amistad siempre triunfa sobre la política y así debe ser”, ha dicho Chelsea Clinton.

Ivanka por su parte declaró: “Como hijas amamos a nuestros padres y eso es el gran ecualizador y el terreno común. Estoy muy orgullosa de mi padre. Estoy sorprendida y verdaderamente impactada por todo lo que él ha logrado a lo largo de su vida. Pero como sabes, los últimos 10 meses han sido de un nivel completamente diferente. Creo que ella diría lo mismo de su madre y eso ciertamente lo compartiríamos, creo yo”.

Aunque Chelsea parece ser más positiva que Ivanka sobre el momento que vive su amistad, ‘Vanity Fair’ dijo en marzo que ambas eligieron “congelar” su relación durante las campañas políticas.

Consejeras “presidenciales”

Ivanka y Chelsea son grandes consejeras y aliadas de sus padres candidatos. Ellos no solo las escuchan, les hacen caso. Mientras que Ivanka y su esposo impulsaron la salida del jefe de campaña Corey Lewandoski, Chelsea respondió públicamente a ciertos ataques de Bernie Sanders durante la contienda.

De hecho ambas podrían ocupar ciertos roles de primera dama: Chelsea porque con un primer caballero por primera vez en Estados Unidos, será imprescindible contar con ese acostumbrado rol secundario femenino e Ivanka porque su madrastra parece ser más celosa de su privacidad y parece estar más ocupada con la crianza del menor de los Trump.

La más preparada

En Cleveland, Ivanka habló de la importancia de que las mujeres recibieran la misma paga por el mismo trabajo, algo que parece tomado más del discurso de Hillary Clinton que de lo dicho previamente por Donald Trump.

Chelsea tiene a su haber un trío de grados académicos; es experta en políticas de salud, y se ve un tanto más incómoda siendo el foco de los medios, lo que a Ivanka parece encantarle.

El encanto de la palabra

Cuando este jueves Chelsea Clinton pronuncie su discurso en el escenario de la Convención Demócrata para presentar a su madre, inevitablemente será comparada con su amiga Ivanka Trump, quien ya fue ovacionada la semana pasada en la Convención Republicana. Su elegancia, belleza e inteligencia no dejaron indiferente a nadie, simplemente nos cautivó y Twitter se encargó de que lo supiéramos.

¿Cuál de las dos pasará a la historia?

Esa es la pregunta del millón.

Independientemente de lo que Chelsea Clinton nos tenga preparado, después del desfile de estrellas y aliados políticos de su madre, no le puede ir mal. En cambio Donald Trump sí depende más de su hija mayor, como de toda su familia. De hecho su campaña ha sido desde un inicio todo un tema familiar. Aunque Ivanka históricamente ha sido la favorita, Donald Jr., Eric y Tiffany llaman la atención del electorado joven y ayudan a esconder las falencias de su padre. En cambio Chelsea no carga con el peso de tener que limpiar la imagen de su madre.

A muerte con sus padres 

Ambas mujeres harán lo que sea necesario para ayudar a sus padres a llegar a la Casa Blanca. Mientras se espera que Ivanka Trump se concentre en encantar a las mujeres y reforzar el apoyo de su padre entre ellas, Chelsea Clinton podría hacer un buen papel humanizando a su madre. Independientemente del rol que tenga cada una durante la campaña, después de enero cuando se posesione el próximo presidente, es difícil imaginar que alguna rechazaría cualquier tarea que le encomienden sus respectivos padres.

Cuando se termine el fuego cruzado de esta campaña presidencial, no hay duda de que Donald Trump y Hillary Clinton intentarán no toparse más, pero sus rubias y treintañeras hijas sentirán el alivio de poder ser amigas otra vez.

Share this article: